Encuesta

¿Porqué los cristianos se apartan del Señor?
 

Reflexiones Cristianas

Reflexiones Cristianas

Música Cristiana

Videos Cristianos

Recursos Cristianos

Artículos Cristianos

Chat Cristiano

Foros Cristianos

Nuestro Pan Diario

Textos Biblicos Cristianos

Cursos y Estudios Cristianos

Suscripción

Suscríbete:

Digita tu correo y recibe las Novedades del sitio.

Publicidad

Estás aquí Devocionales Cristianos Devocionales Diarios Cristianos Devocional Cristiano - Alabanza desde el pozo I
Devocional Cristiano - Alabanza desde el pozo I

Hch. 16.11-40

Entre las cosas que más han llamado la atención a quienes presenciaban el espectáculo de la muerte de los cristianos en el circo romano, era que muchos enfrentaban la muerte cantando canciones que invocaban el nombre de su Dios. En vez de escucharse gritos de terror, eran alabanzas a Dios lo que los labios de sus hijos emitían antes de ser muertos por la espada de sus verdugos o por los dientes y garras de las fieras.

Volviendo a la situación de Pablo y Silas, ellos estaban en una situación poco envidiable, metidos en ese calabozo oscuro, sin libertad de movimientos y con un fuerte dolor en espalda y pies. Por lo que entendemos del relato no eran los únicos en esa cárcel, había otros (vv 25-28). Seguramente que cada preso estaba en su mundo, pensando que sería de su futuro o contando los días que les quedaban para la libertad o para el verdugo. A la medianoche, aquellos que podían, estaban durmiendo, otros se estarían quejando y otros sólo estaban con la vista fija en la pared de enfrente. A alguno se le habrá ocurrido pensar sobre que será lo que habían hecho los dos presos que entraron ese día. Se veía que eran peligrosos porque los habían metido en el calabozo de más abajo. “¡Pobres tipos, están peor que yo!” pensaba el “Tachuela” (ladrón del mercado de Filipos) en su calabozo de más arriba.

Pero el hecho es que los únicos que estaban realmente bien eran los presos que ocupaban el último de los calabozos. Y si nos metemos en el calabozo junto a ellos, nos sorprenderíamos sobre que es lo que estaban haciendo, pues no escucharemos llantos ni lamentos, sino que ellos están orando, poniendo sus vidas en las manos de su Señor.

Ellos sabían que nada de lo que estaban pasando escapaba de la vista de su Señor. Sabían que él los acompañaba ahí adentro, por lo que se pusieron a hablar con él, como lo hacían cuando estaban en libertad, pues lo único que había cambiado eras sus circunstancias, no su relación con Dios. Entendían que esa relación no dependía de lo que a ellos les pasara, sino del obrar de Dios en sus vidas, por lo que al cambiar las circunstancias, su fe y su dependencia de Dios siguió intacta.

Nosotros tenemos que afianzar nuestra relación con nuestro Padre en los cielos no en lo que nos da solamente, porque en algún momento él puede sacarnos lo que nos dio ¿y qué será de nuestra fe entonces? Pablo y Silas oraban y alababan a Dios en libertad, pero cuando Dios permitió que esa libertad fuera cortada, siguieron alabando a Dios, pues su amor por él no cambiaría junto con sus circunstancias. Por ello Pablo pudo escribir (desde otra cárcel): “Quiero que sepan hermanos que lo que me ha pasado ha redundado más bien para que el evangelio progrese, tanto que todos acá saben que estoy preso por predicar a Cristo” (Fil 1.12, 13 versión propia) Lo que no les habrá parecido nada raro a los filipenses, quienes sabían que aún la prisión era un lugar adecuado para que el apóstol alabara y sirviera a su Señor.

En la práctica: ¿Cómo es tu alabanza y tu oración en los momentos en que estás en el pozo? ¿Qué podés sacar como ejemplo de cómo tomaron Pablo y Silas su prisión en Filipos?

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."