Encuesta

¿Porqué los cristianos se apartan del Señor?
 

Reflexiones Cristianas

Reflexiones Cristianas

Música Cristiana

Videos Cristianos

Recursos Cristianos

Artículos Cristianos

Chat Cristiano

Foros Cristianos

Nuestro Pan Diario

Textos Biblicos Cristianos

Cursos y Estudios Cristianos

Suscripción

Suscríbete:

Digita tu correo y recibe las Novedades del sitio.

Publicidad

Estás aquí Devocionales Cristianos Devocionales Diarios Cristianos Devocional Cristiano - Menguar para que Él crezca
Devocional Cristiano - Menguar para que Él crezca

Este versículo por sí mismo debería hacernos pensar en la grandeza del hombre que conocemos como Juan el Bautista. Y no solamente pensar en eso, sino también en reflexionar profundamente en lo que su ejemplo debería ser para nosotros. Cuando todo en el mundo nos dice que debemos tratar de autopromocionarnos sin importar a quien pisemos por el camino y que el que más importa soy yo, aún en las iglesias, Juan nos dice que él sabía muy bien que eso es falso. Que como siervo de Dios él siempre supo que su función era que el nombre de Cristo sea exaltado. Si su ejemplo fuera tomado por todos nosotros, dejando que Cristo crezca en nuestras vidas, en nuestras iglesias y en nuestras familias, la gloria de nuestro Señor resplandecería en nuestro medio.

Es interesante que cuando Juan habla de menguar, no está hablando de algo que a él le pasará a pesar suyo, sino de una actitud voluntaria de ir decreciendo a favor de Jesús. Él tenía como plan de vida el ir cediendo lugar a favor de la figura de Jesús. Por eso es que a él no le importaba que la gente se fuera tras Jesús, al contrario. Por ello no dudó en señalar a Jesús incluso a sus propios discípulos, sabiendo que eso motivaría que alguno, sino todos, lo dejaran (Jn 1.35-37)

Y nosotros tenemos que ceder lugar ante la figura de Jesús si queremos que él obre en y a través de nuestras vidas. Eso en manera alguna nos anula como personas, sino que al contrario, nos pone muy en consonancia con el plan que Dios tenía diseñado para la humanidad cuando la creó. Él nos diseñó con la capacidad de tener una relación fluida con su persona, pero el pecado rompió esa relación. El hombre ahora en Cristo tiene la posibilidad de restablecer otra vez esa comunión a través de la fe y por medio de la persona que siempre ha tenido comunión con el Padre, es decir su propio Hijo.

Ir menguando nosotros a favor de que la figura de Cristo crezca no hace que dejemos de disfrutar de las cosas de la vida, aún de la diversión, pero si nos posibilita que ese disfrute esté de acuerdo con el propósito que Dios pensó para cada uno de nosotros. Y eso hace que estemos gozosos por saber que estamos en ese propósito. Nuestra vida cobra una dimensión más grande que lo que es cuando sólo satisface sus propios intereses egoístas. Somos hombres y mujeres completos, porque en nosotros permitimos que crezca Cristo y que vaya menguando mi antiguo yo, viciado como está por el pecado.

Hoy nos despedimos con una cita del apóstol Pablo, quizás una de las más reconocidas, que nos da la verdadera dimensión de lo que dejar crecer a Cristo en nuestra vida tiene:

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mi” Gal 2.20

En la práctica: Dejar que Cristo crezca en nuestras vidas es un esfuerzo consciente de nuestra voluntad por ajustarse a su voluntad. No ocurre por milagro, por lo cual es muy sabio orar para que el Señor nos de las fuerzas y las armas necesarias para ir dejando que Cristo crezca cada día un poco más en mi vida.

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."